Financiar la resiliencia climática: un reto y una oportunidad para la ciencia

Actuar contra los efectos del cambio climático es una tarea urgente. Los pequeños agricultores, que proveen de alimentos al mundo, son una de las poblaciones más vulnerables a la variabilidad climática, por lo que el fomento de la resiliencia en las comunidades rurales consiste en garantizar un futuro sostenible para nuestros sistemas alimentarios.

La humanidad ha fijado objetivos ambiciosos para transformar los sistemas alimentarios en un contexto de cambio climático; estos objetivos deben estar conectados con enfoques de financiación innovadores que permitan una rápida transformación para alcanzarlos. El Programa de Investigación de CGIAR en Cambio Climático, Agricultura y Seguridad Alimentaria (CCAFS) ha desarrollado métodos y herramientas basados en la ciencia para informar las inversiones, políticas y modelos de negocio que apoyan el desbloqueo de la financiación climática para la adaptación.

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), existe una gran brecha en la financiación climática. Hace una década se estableció que para 2020 se recaudarían 100 billones de dólares anuales para apoyar la acción climática en los países en desarrollo. Desafortunadamente, este objetivo aún no se ha cumplido.

Otro dato importante lo aportó Carin Smaller, Directora de Agricultura, Comercio e Inversión del Instituto Internacional para el Desarrollo Sostenible (IISD), en el seminario «Financiación de la transformación de los sistemas alimentarios«, organizado por el Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias (IFPRI), en el que indicó que se necesitan 33 billones de dólares adicionales hasta 2030 para erradicar el hambre, aumentar los ingresos de los pequeños productores y mantener la meta de reducción de gases de efecto invernadero establecida en el Acuerdo de París.

Esta es una de las razones por las que organizaciones como el CGIAR, a través de programas de investigación como CCAFS, quieren movilizar flujos de capital hacia inversiones sostenibles que transformen los sistemas alimentarios a través de la ciencia y la innovación. En este sentido, hemos desarrollado, probado y evaluado intervenciones climáticamente inteligentes que están disponibles para ser escaladas y hemos proporcionado asistencia técnica, haciendo coincidir las inversiones con el conocimiento técnico para llegar a la última milla de la resiliencia climática. CCAFS también ha desarrollado herramientas y metodologías para informar sobre el desarrollo de proyectos y también hemos facilitado asociaciones inusuales entre científicos, inversores y beneficiarios.

Y para garantizar la disponibilidad, el acceso y el uso de métodos de evaluación para seguir el progreso hacia los resultados climáticamente inteligentes, también hemos diseñado e implementado herramientas de evaluación de riesgos de última generación, específicamente adaptadas a las operaciones de los inversores y de las empresas en las que se invierte, así como herramientas de seguimiento y evaluación del impacto hechas a medida.

Algunos ejemplos de nuestro trabajo incluyen el desarrollo de una evaluación técnica para identificar las principales vulnerabilidades y amenazas climáticas a las que se enfrentan los sistemas agrícolas y los pequeños agricultores rurales. Este estudio ayudará al Fondo de Adaptación para Pequeños Agricultores (SMAF), dirigido por AddValue, a invertir en los pequeños agricultores a través de las IMF en siete países de América Latina por un valor de 30 millones de dólares.

En África Oriental, junto con la Alianza de Bioversity International y el CIAT, estamos desarrollando una herramienta automatizada de evaluación de riesgos para los gestores/instituciones financieras nacionales que conceden préstamos a los pequeños y medianos productores y a las agroindustrias. Esta herramienta ayudará a evaluar los riesgos climáticos, los riesgos de producción y los riesgos de los recursos naturales para productos básicos y cadenas de valor específicos. Además, para facilitar los procesos de evaluación crediticia de los clientes potenciales que implementan la agricultura sostenible adaptada al clima (ASAC), estamos diseñando una herramienta de puntuación crediticia ASAC con un gestor de activos líder, para desarrollar una herramienta de puntuación crediticia ASAC de extremo a extremo que se incorporará al proceso de evaluación crediticia del Fondo.

Estos métodos y herramientas son cruciales para apoyar a las instituciones financieras y a los inversores para que contribuyan a lograr inversiones financieras climáticamente inteligentes y a alcanzar los objetivos de resiliencia. Sin embargo, aún es necesario que muchas más organizaciones se unan a nosotros para que juntos podamos apoyar el escalamiento de la ASAC y mejorar los medios de vida de los agricultores, diversificar sus ingresos y mejorar la adaptación al cambio climático mediante el trabajo conjunto de la ciencia y la acción.

Deissy Martínez Baron,

Latin American Regional Leader, CGIAR Research Program on Climate Change, Agriculture and Food Security (CCAFS)

Share this article